Back to top

Elecciones primarias de 2020 en el Partido Demócrata de Estados Unidos: La carrera se reduce y la incertidumbre persiste

Autor/a: 
Stefanny Gómez

 

 

Bach. Stefanny Gómez

Observatorio de los Estados Unidos

CIEP/Escuela de Ciencias Políticas

Universidad de Costa Rica

 

Tal y como hemos planteado anteriormente, el proceso de las primarias del 2020 en el Partido Demócrata es uno de los más complejos en la historia de este partido. Lo anterior debido al número de candidaturas y el objetivo implícito de que Donald Trump no sea reelegido. Si bien en un inicio se perfilaban 26 precandidatos y precandidatas, a inicios de octubre de 2019 esta cifra se ha reducido a 18.

 

            Este número plantea retos y genera indicios de cómo se va a desarrollar la campaña hasta la elección de la persona que representará al Partido Demócrata en las elecciones nacionales el 3 de noviembre del 2020. En el 2016, el Partido Republicano contó con 17 precandidatos, mientras que el Partido Demócrata contó con cinco. Para el 2020, el Partido Demócrata cuenta con 18; el mayor número por lo menos desde 1972. De acuerdo con FiveThirtyEight, estos casos donde hay una gran cantidad de precandidatos, da señales de que no existe consenso y se torna incierto quién resultará electo.

 

            De igual manera, aspectos como la decaída en la salud del candidato Bernie Sanders y el proceso que busca formalizar un impeachment contra Trump, han tenido efectos directos en el desarrollo de las campañas electorales de los principales candidatos demócratas. Este blog brinda una actualización sobre cómo ha avanzado la campaña electoral hasta el momento, mediados de octubre de 2019.

 

¿Cómo están los apoyos?

 

           Estas elecciones probablemente han sido más llamativas para los votantes estadounidenses, esto se refleja en los altos niveles de satisfacción con el grupo de precandidatos. De acuerdo con un análisis de estudios de opinión, por parte de Pew Research Center, la atención de los potenciales votantes, no solamente los demócratas, hacia el proceso electoral es el más alto en 30 años. Algunos votantes indican que han meditado bastante sobre los candidatos, aspecto que no se observó de manera similar en procesos electorales pasados como el 2008, 2012 y el 2016. Además, un estudio realizado por Pew Research Center en una muestra representativa de 1.502 personas, presenta que los electores perciben que a lo interno del Partido Demócrata existen diferencias en género, edad, educación e ideología que entran en juego en la campaña electoral.           

 

             Este apoyo al grupo de candidatos demócratas se ve reflejado en otra encuesta realizada por Pew Research Center ya que un 63% de votantes que ya tienen preferencia por un candidato, afirman que también se encuentran entusiasmados con otros candidatos de la contienda. Por otro lado, un 35% de votantes afirman que solo les atrae uno de los candidatos. En este sentido, en agosto, los apoyos se mantenían con Joe Biden encabezando la carrera con 26%, seguidamente Elizabeth Warren con 16%, posteriormente se encuentra Bernie Sanders con 12% mientras Kamala Harris y Pete Buttigieg cuentan con un apoyo de 11% y 5% respectivamente. Se puede destacar que Biden es el precandidato demócrata que cuenta con mayor apoyo de protestantes y católicos, mientras que Sanders y Warren cuentan con mayor apoyo entre personas no afiliadas al Partido Demócrata.

 

            En este sentido, ante la pregunta ¿cuál es el factor más importante al decidir qué candidato apoyar para la nominación demócrata? la encuesta sugiere que aspectos como las características personales de los candidatos (28%), así como sus posicionamientos políticos (27%) —por ejemplo, en el tema de la salud— son factores importantes que pesan en la toma de decisión por quién votar. Llama la atención que un 21% de las personas encuestadas que se identifican como demócratas destacan como un rasgo importante que el candidato pueda en apariencia tener la capacidad para derrotar a Trump en las elecciones nacionales.

 

            Varios líderes del Partido Demócrata han realizado confirmaciones públicas de apoyo (endorsements) hacia alguno de los candidatos. Se trata de gobernadores, ex presidentes y ex vice presidentes, así como miembros del Congreso de los Estados Unidos, líderes del Comité Ejecutivo, entre otros. Los que han recibido un mayor número de apoyos de este tipo son, en orden descendente, Joe Biden, Kamala Harris y Cory Booker. Al final de la lista se encuentran Julián Castro, Steve Bullock y John Delaney como los candidatos con menor apoyo. Este rastreo de apoyo partidario, resulta relevante ya que de esta manera se puede indagar hacia dónde tienden las preferencias de los líderes del partido y sus bases. En este sentido, Biden, Harris y Booker son candidatos de centro dentro del partido. Lo que sugiere que la cúpula del partido evita opciones más polarizantes, aunque populares. Estamos hablando de Elizabeth Warren y Bernie Sanders, que tienden hacia la izquierda del espectro ideológico en Estados Unidos.

 

Carrera de 3 o 4: encuestas y debates

 

            Si bien Bernie Sanders no se encuentra a la cabeza del apoyo de otros políticos del Partido Demócrata, sí encabeza las encuestas junto con Joe Biden. Ambos candidatos son de los más reconocidos incluso antes de postularse a la candidatura. Hay que recordar que Sanders quedó en segundo lugar en las elecciones primarias demócratas en el 2016. En un análisis de FiveThirtyEight, sobre sondeos de opinión realizadas en los últimos 40 años, se dan indicios de que aquellos candidatos que eran muy reconocidos al inicio del proceso electoral de las primarias tenían problemas en aumentar su apoyo posteriormente. Es debido a lo anterior que se debe prestar atención a candidatas como Elizabeth Warren y Kamala Harris quienes todavía no tienen una intención de voto tan alta como las de Sanders o Biden pero tienen posibilidades de aumentarlo.

 

            Especialmente, Elizabeth Warren es quien ganó más reconocimiento después de los primeros dos debates realizados en junio y julio. Lo anterior se evidencia en el ranking de FiveThirtyEight.     Este contempla tres aspectos: 1) el promedio de encuestas estadounidenses realizadas en agosto, 2) la visión favorable y 3) la visión desfavorable hacia los candidatos. De acuerdo a este ranking, Warren se encuentra en primer lugar con 54 puntos porcentuales, Mientras que Biden aparece en segundo con 52 puntos porcentuales. Seguidamente, y no muy atrás, se encuentran Sanders y Harris. A pesar de que Biden es la primera opción de muchas personas, Warren es la candidata por las que más personas se sienten decididas a votar. Harris ha logrado mantenerse cerca de los primeros tres candidatos debido a su desempeño en los debates. A pesar de que usualmente en las primarias, las miradas se enfocan en los tres primeros lugares de intención de votos, en este momento es pertinente de agregar a Harris a la lista.

 

            De los 19 candidatos solo 10 lograron ser incluidos en el tercer debate, el cual se realizó en una sola noche. Los participantes de este debate fueron los cuatro candidatos que encabezan las encuestas, más Julián Castro, Cory Booker, Beto O’Rourke, Andrew Yang, Pete Buttigieg y Amy Klobuchar.

 

En los primeros tres debates realizados el tema que más se ha abordado es el sistema de salud, siendo Buttiegieg y O’Rourke los que menos hablaron al respecto en el tercer debate. En contraste, Biden, Warren y Sanders le dedicaron más minutos a este tema.  De igual forma, debido a la coyuntura actual, las menciones a Trump son constantes en las declaraciones de los candidatos. En este caso, Kamala Harris fue la candidata quien más se refirió a Donald Trump. Se podría pensar que debido a lo controversial que resulta el actual Presidente de Estados Unidos, habría consenso entre precandidatos demócratas para lanzar sus críticas hacia él. Sin embargo, las precandidatas Warren y Klobuchar evitaron referirse a Trump a lo largo del debate.

 

            El cuarto debate  realizado el 15 Octubre, participaron los 10 precandidatos mencionados, más la veterana del Ejército de los Estados Unidos, Tulsi Gabbard, y el inversionista, Tom Steyer. Este debate, al igual que el tercero se realizó en una sola noche a pesar de ser más candidatos. Los candidatos Buttigieg y Klobuchar, tuvieron una mayor participación ya que reiteradamente cuestionaron la viabilidad de las propuestas realizadas por Bernie Sanders, pero especialmente por Elizabeth Warren. Ante las repetidas veces que se dieron estos cuestionamientos, el precandidato Cory Booker hizo un llamado a no perjudicarse entre sí y abordar otros temas, ya que lo importante para el partido es ganar las elecciones en el 2020.  En este mismo sentido, Tom Steyer, en su debut, indicó que cualquiera de los precandidatos presentes en el debate es más coherente y decente que “el criminal en la Casa Blanca”, haciendo referencia a Trump. Además, entre otros, se abordaron el tema de la salud de Bernie Sanders y el proceso de impeachment que también involucra a Biden y su hijo. Harris, utilizó Twitter para criticar el hecho de que no se abordaran otros temas relevantes como la crisis climática, derechos de la comunidad LGTBIQ+ e inmigración.

 

 Para el debate a realizarse en Noviembre, por el momento hay siete candidatos que serán incluidos, Tom Steyer, Cory Booker, Pete Buttigieg y los primeros cuatro candidatos que encabezan las encuestas, Biden, Sanders, Warren y Harris.

 

Incidencia de la salud de Sanders y el proceso de ‘impeachment’ a Trump

 

            La edad y la salud de Bernie Sanders ha sido un tema recurrente a lo largo de sus campañas electorales. Como se mencionó, la salud de los candidatos es un factor determinante para las personas a la hora de elegir a su candidato. Sanders, quien tiene 78 años, se vio forzado a cancelar eventos para promover su candidatura debido a que sufrió un ataque al corazón y debió ser hospitalizado. Lo anterior se suma a que en setiembre también  canceló eventos ya que perdió su voz, pero posteriormente su equipo aseguró que ya se encontraba en buenas condiciones. Por otro lado, Biden tiene 76 años y también han surgido momentos donde se cuestione su estado de salud. Estas situaciones dirigen el debate si lo que en realidad necesita el Partido Demócrata es un candidato joven.

 

            En el último debate, se le preguntó a Sanders sobre cómo asegurarle a los votantes que él podría sobrellevar el estrés que conlleva la presidencia. Ante este cuestionamiento, Sanders mencionó la realización de un rally en Queens Nueva York; representando su regreso a la campaña después del ataque al corazón.  Además, posteriormente, se anunció oficialmente el apoyo de las miembras de la Cámara de Representantes Ilhan Omar y Alexandria Ocasio-Cortez. Esta última acompañó a Sanders en el rally.

 

            Por otra parte, la Cámara de Representantes, controlada por una mayoría Demócrata, abrió un proceso de juicio político (impeachment) contra Donald Trump. Los demócratas acusan a Trump  de haber presionado al presidente de Ucrania, por medio de llamada telefónica desde la Casa Blanca, para que éste investigue los negocios del candidato y ex vicepresidente Joseph Biden y de su hijo en ese país. La llamada sucedió día después de que Trump ordenara cancelar más de 391 millones de dólares de ayuda a Ucrania. De acuerdo con información publicada por El País, “la Administración tenía retenidos 391 millones de dólares cuando tuvo lugar esa conversación, aunque se acabaron entregando en septiembre”.

 

Como es sabido, la posibilidad de realizar el impeachment contra Trump ha estado en la agenda pública desde hace varios meses. Anteriormente, debido al informe presentado por el fiscal especial, Robert Mueller, para investigar la posible implicación de Trump en la interferencia de Rusia, en las elecciones de 2016. El informe de Mueller no probó el vínculo, pero tampoco descartó su posible implicación. En mayo, candidatos como Booker y Warren ya habían sido directos e hicieron un llamado a que se realizara el proceso de impeachment. Por otro lado, algunos candidatos como Biden, solicitaron en el momento, que se continuara con las investigaciones en el Congreso.

 

¿Hacia dónde se inclinan las personas independientes?

 

            Un asunto importante de abordar son aquellos electores que aseguran no tener afiliación partidaria; es decir, independientes que alivianan las divisiones partidarias entre demócratas y republicanos. En un estudio del Pew Research Center, el 38% de las personas se describe como independiente, mientras que el 31% se define como demócratas y el 26% republicanos. El 81% de independientes se inclinan hacia cualquiera de los dos partidos, mientras que el 17% lo hace más por los demócratas y el 13% por los republicanos. 

 

            La mayoría de independientes son jóvenes; sólo 37% tienen 50 años o más. Sin embargo, en lo que se refiere a los que tienen inclinación hacia el Partido Demócrata, el 48% tiene 50 años o más. Mientras que 54% de los que tienden hacia el Partido Republicano tienen 50 años o más. En cuanto a temas relevantes, el 54% de las personas independientes consideran que persisten grandes obstáculos para garantizar la igualdad entre hombres y mujeres. Además, el 66% de independientes consideran que las personas inmigrantes fortalecen Estados Unidos y el 23% opina negativamente de ellas.

 

Conclusiones

 

            Esta contribución presenta una síntesis de cómo se han desenvuelto las primarias 2020 del Partido Demócrata hasta octubre de 2019. A diferencia del proceso anterior 2016, en este caso se cuenta con un gran número de candidatos, lo que ha dificultado el consenso dentro del partido y la certidumbre sobre quién puede tener más viabilidad como la persona que asumirá la batuta del partido en las elecciones de noviembre de 2021. No obstante, la variedad de candidatos ha dado espacio para conocer nuevas caras y más voces que de alguna manera representan las divisiones en la sociedad norteamericana contemporánea.

 

            El no permitir la reelección de Trump ha aparecido como la meta principal. No solamente para arrebatar el control del Ejecutivo a los republicanos. También debido a la actitud anti-liberal y populista en una miríada de temas que ha tenido este político. Es en función de esto, que los votantes se han buscado informar más sobre los candidatos en contienda y de aquellos y aquellas que les parece la mejor opción para lograr ese objetivo. Otro tema importante ha sido el de servicios de salud y el posicionamiento que han tenido los candidatos al respecto. De igual manera, se ha debatido si es necesario que el Partido Demócrata presente un candidato o candidata joven. Por lo anterior, es que en esta elección las y los votantes se han informado en mayor medida con respecto a este mismo momento en elecciones pasadas.

 

            Si algo es seguro, es que en este momento no es posible hablar de solo un candidato a la cabeza, sino de 4 candidatos con grandes posibilidades. En este sentido, es posible concluir que a lo interno del Partido Demócrata no existe consenso y los intereses y afinidades están divididas entre muchos candidatos y en constante movimiento. Es importante prestar atención a la campaña de Kamala Harris, ya que su reconocimiento ha ido aumentando y ha ganado apoyo debido a su participación en los primeros debates. Además, hay que tomar en cuenta a candidatos como Booker y Buttigieg quienes están cerca de Harris en las encuestas.

 

            Además, habrá que prestar atención al efecto del impeachment de Trump sobre estas elecciones y en particular sobre el candidato que en este momento encabeza las encuestas, Joe Biden. Parte de la motivación de la Presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, para no invocar el proceso anteriormente es que en lugar de debilitar a Trump, pueda fortalecerlo ante la opinión pública. Las tres primeras posiciones están vulnerables ante cualquier evento, hay candidatos que no eran reconocidos pero que poco a poco han ido aumentando su apoyo, es por esto que nada está definido aún.

 

 

Etiquetas

Añadir nuevo comentario

Texto plano

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.