¿Qué pasó el domingo 4 de febrero?

Indecisión e incertidumbre provoca desenlace electoral inédito

  • Estudio tipo panel permite ver razones de voto y cambios de opinión

  • Electorado decidió su voto mayoritariamente por ideas de los candidatos y defensa de los valores tradicionales de Costa Rica

  • Intención de voto para la segunda ronda pone muy cerca a ambos contendientes

  • Un 13% de personas aún no deciden por quién votarán

Descargar informe completo

¿Cómo votó el electorado?

El estudio tipo panel que desarrollaron el Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) y la Escuela de Ciencias Políticas (ECP) ha permitido medir el comportamiento electoral en diferentes momentos desde el inicio de la campaña y hasta unos días después de la primera ronda electoral. Los principales hallazgos de esta última medición del panel electoral reflejan que la narrativa que movió el voto del pasado 4 de febrero está relacionada con las ideas de los candidatos y con el shock religioso que ocasionó en el país la opinión consultiva (OC-24) de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH).

El electorado que colocó a los dos primeros candidatos en segunda ronda votó por razones distintas. Quienes afirmaron votar por Fabricio Alvarado en febrero, aseguran en su mayoría que la razón fue la defensa de los valores tradicionales costarricenses (54%), mientras que solo un 29% dice haber votado por simpatía con las ideas del candidato. Por el contrario, las personas que votaron por el Carlos Alvarado lo hicieron en su mayoría porque creían en las ideas que expuso durante la campaña (63%).

Por otra parte, las y los adeptos de Antonio Álvarez consideraron las ideas del candidato (59%) y la defensa de los valores tradicionales (26%) como factores determinantes en su elección. El candidato del PUSC, Rodolfo Piza, mostró un amplio apoyo a sus ideas, pues alcanzó el porcentaje más alto en este rubro (82%). En el caso de Juan Diego Castro, un 71% afirmó que su voto fue por las ideas del candidato y un 25% por votar en contra de los partidos del establishment (PLN, PUSC y PAC).

Aparte de la razón de voto, el principal hallazgo de este esfuerzo apunta a las dificultades que tuvo el electorado para tomar la decisión de por quién votar, incluso entre quienes en algún momento de la contienda manifestaban respaldar a algún candidato, pues en un amplio sector esas decisiones no eran definitivas y fluctuaron repetidamente y en múltiples direcciones. Las personas indecisas se alinearon en los últimos días de la campaña y los dos candidatos que mejor capitalizaron esos alineamientos fueron Fabricio Alvarado y Carlos Alvarado. Grupos de menor tamaño de personas indecisas se movieron hacia el PLN, PUSC, PIN y otras agrupaciones pequeñas. Por otra parte, los apoyos del PAC y PRN crecieron producto del respaldo que le otorgó el electorado indeciso y en menor medida de los apoyos que provinieron de otros partidos.

Por último, es evidente el desplome de la candidatura de Juan Diego Castro entre diciembre y enero, particularmente por la fuga de un grupo significativo de sus seguidores y seguidoras que volvieron a ser parte del grupo de personas indecisas y que luego dieron su apoyo a otras fuerzas.

 

 

Empate técnico a dos meses de la segunda ronda

En esta última medición los candidatos se encuentran en una situación de empate técnico, Fabricio Alvarado obtuvo un 45% de apoyo, mientras que Carlos Alvarado alcanzó un 42%. El panorama incierto de la primera ronda, reflejó un alto nivel de indecisión y una gran volatilidad que se mantiene en alguna medida para la segunda ronda, pues el electorado mostró que sus decisiones pueden cambiar a la hora de emitir el voto, lo cual  hace muy difícil inferir qué sucederá en los próximos comicios, con una diferencia tan reducida en la intención.

En esta entrega se analizaron los perfiles de votantes para ambos candidatos previo a la segunda ronda. Las personas que dicen dar su apoyo al candidato de Restauración Nacional viven sobre todo en Guanacaste, San José y Puntarenas, poseen mayoritariamente títulos de secundaria y primaria y califican de manera negativa tanto la gestión del Presidente Luis Guillermo Solís como al rumbo del país. Por otra parte, el electorado que afirma que votaría por Carlos Alvarado reside en su mayoría en Heredia, Cartago y San José, está conformado principalmente por mujeres, personas de 55 o más años, menores de 35 años y que poseen grado universitario, además valoran mejor la gestión del gobierno.

Según la muestra del panel, hay un 13% de personas que aún no saben por quién votarán pero que forman parte del 80% que está decidido a ir a las urnas el próximo primero de abril, sin embargo, los resultados del panel no resultan precisos para medir la intención de voto y el porcentaje de indecisos e indecisas, ya que se les ha preguntado en diversas ocasiones y pueden estar en cierta forma preparados para contestar.

 

Descargar informe completo

Copyright © 2018 Centro de Investigación y Estudios Políticos. Todos los derechos reservados.
Joomla! es Software libre publicado bajo la Licencia Pública General de GNU.