Segunda ronda con reñida disputa

Descargar informe completo

Empate técnico a menos de un mes de la segunda ronda

Los resultados de la última encuesta del Centro de Investigación y Estudios Políticos y la Escuela de Ciencias Políticas reflejan un empate técnico en la intención de voto previo a la segunda ronda electoral. El candidato Carlos Alvarado del Partido Acción Ciudadana obtuvo un 41%, mientras que Fabricio Alvarado, del Partido Restauración Nacional, obtuvo el apoyo de un 39% de las personas entrevistadas.

“Se habla de empate pues con el margen de error de la encuesta y luego del cálculo de los intervalos de confianza, coinciden los porcentajes máximos y mínimos de apoyo para los candidatos” afirmó Ronald Alfaro, coordinador de la Unidad de Opinión Pública del CIEP.

Según estas mediciones, existen diferencias entre los perfiles de quienes apoyan a estas agrupaciones. Por una parte, el electorado que afirma que daría su apoyo al PAC está mayoritariamente conformado por hombres, personas menores de 34 años y mayores de 55, con nivel educativo universitario, residentes de las 3 provincias en las que el partido ganó la elección (San José, Cartago y Heredia), y por quienes dicen no participar en actividades religiosas aparte de la misa o el culto.  Al PRN lo respaldan en su mayoría mujeres, personas entre los 35 y 54 años, con nivel educativo de primaria y secundaria, residentes de las 3 provincias en las que el partido obtuvo su mayor respaldo en febrero y por quienes afirman participar en actividades religiosas además de la misa o el culto.

El porcentaje de personas que dice que irá a las urnas el próximo primero de abril pero que aún no saben por quién votarán, alcanza un 20%. Este grupo del electorado está conformado sobre todo por mujeres, personas mayores de 55 años, con nivel educativo de secundaria, residentes de Puntarenas, Guanacaste, Limón y Alajuela.

Para la próxima ronda una gran parte de personas afirma sentirse interesada (47%), motivada (43%)  y entusiasmada (34%), porcentajes superiores a los medidos antes del 4 de febrero.

En esta encuesta también se consultó a las personas sobre sus sentimientos con respecto a la campaña. En el caso de quienes afirman que van a votar por Carlos Alvarado muestran un nivel mucho mayor de angustia, y niveles bajos de esperanza y entusiasmo. El porcentaje de personas que apoya a Fabricio Alvarado en su mayoría se muestra esperanzado y un grupo importante afirma estar entusiasmado. Distintos estudios han demostrado que sentimientos negativos, como el temor por ejemplo, pueden ser igual o más determinantes que los sentimientos positivos en la participación de las personas en las elecciones.

 

Movimientos entre partidos

Para la próxima ronda electoral, la mayoría de las y los votantes parece haberse alineado con las dos agrupaciones que aún se encuentran en la disputa por llegar a Casa Presidencial; sin embargo, su voto del pasado 4 de febrero no necesariamente fue para Restauración Nacional o para el Partido Acción Ciudadana. Carlos Alvarado recibe ahora más votantes provenientes del PUSC (47%), PLN (33%), PIN (30%) y PRSC (34%) que su contrincante Fabricio Alvarado. Entre el grupo de personas que no votaron en primera ronda y que dicen que sí irán a votar el próximo primero de abril (13% del total de la muestra), un mayor porcentaje (27%) afirma que apoyaría al candidato del PRN, mientras que un 31% está indeciso  y solo un 14% apoyaría al PAC.

Por otra parte, únicamente un 2% del electorado se ha movido entre el PAC y el PRN con respecto a su votación de primera ronda.

 

Religión y política

Los datos de la encuesta reflejan el crecimiento de la población que profesa la religión evangélica pentecostal, que tiene más adeptos en las mujeres, población entre 35 y 54 años y con nivel educativo de primaria. Las personas que participan más activamente en las iglesias se inclinan por el PRN mientras que aquellas personas que no participan en actividades religiosas prefieren al PAC.

¿Por qué creerle a las encuestas?

El debate de si las encuestas aciertan o no el resultado de una elección parece no tener lugar, en el entendido de que son herramientas que no están diseñadas con ese fin. Por el contrario, al hablar de la credibilidad de una encuesta, el debate se centra en su precisión y consistencia. Precisión significa qué tan bien calibrado está el instrumento que usamos para medir determinado fenómeno. Para saber qué tan bien calibrada está una encuesta, la metodología y el cuestionario deben seguir determinados estándares que garantizan que no se está introduciendo (intencionalmente o no) algún sesgo en las respuestas.  Además, según Alfaro estos instrumentos deben ser consistentes en tres niveles básicos: con la realidad que se observa, entre diferentes metodologías y en el tiempo.

“Por ejemplo, la temperatura la tomamos con un termómetro, para medir opinión pública usamos encuestas. Si yo sé que tengo la temperatura corporal más alta de lo normal y me la miden con un termómetro digital bien calibrado, ese termómetro debería reflejar ese cambio de temperatura. Así mismo, si me la toman con un termómetro infrarrojo, el resultado no debería ser muy distinto. Pero además, si me realizan varias mediciones, estas deberían ser también parecidas entre sí. Lo mismo sucede con la consistencia de los datos de opinión pública.” agregó Alfaro.

Este estudio se realizó a una muestra independiente y aleatoria, conformada por ciudadanos y ciudadanas costarricenses que poseen teléfono celular (aproximadamente el 97.5% de la población). Se completaron 1028 entrevistas telefónicas a personas mayores de 18 años, entre el 27 y 28 de febrero del 2018 en horarios de mañana, tarde y noche. Para este estudio se estima un error muestral de ±3.1 puntos porcentuales.

Descargar informe completo

Copyright © 2018 Centro de Investigación y Estudios Políticos. Todos los derechos reservados.
Joomla! es Software libre publicado bajo la Licencia Pública General de GNU.